Nino Arteiro: "el anonimato es un gran arma contra la censura y con blockchain los artistas podemos comercializar las obras sin revelar nuestra identidad"

February 23, 2019

 

 

El artista brasileño destaca como una de las grandes cualidades de blockchain la posibilidad de que el artista pueda comercializar su arte sin tener que revelar su identidad. Defiende el anonimato como un gran arma contra la censura y contra la persecución en países con dictadura y cuenta que en su país hubo casos en los que la policía intentó procesar a artistas por desacato a la autoridad. Nino Arteiro, criptoartista brasileño y creador del manifiesto criptoartista, afirma que Bitcoin nos trajo blockchain, una tecnología para mil y una utilidades, que transformará la sociedad. Con blockchain, las obras de arte poseen hasta ADN y la frontera entre el arte y la tecnología es cada vez más tenue, recoge Nino en su manifiesto. Arteiro explica en esta entrevista concedida a Blockchain Media cómo la cadena de bloques ya está transformando el mundo del arte, eliminando intermediarios en el proceso creativo y permitiendo al artista alcanzar al público global. Sin embargo, también subraya la necesidad de estar atento al uso que hacemos de esta tecnología. En este sentido, advierte que "además de para liberar a los seres humanos, puede ser utilizada para esclavizar a la humanidad, como ya está sucediendo en varios proyectos actuales". 

 

De formación académica educador, Arteiro siempre ha conciliado sus estudios con el arte. Al terminar la universidad trabajo como educador, pero al poco tiempo decidió pasarse al mundo del arte, donde lleva más de diez años. Aunque reside en Brasil, donde ha llevado a cabo trabajos artísticos en varias ciudades, afirma que su país no es el mejor lugar para llevar a cabo su proyecto. "Brasil avanza en diferido en relación a las criptomonedas y aún más despacio en relación al criptoarte. Pocas personas tienen conocimiento sobre estos dos asuntos. Además, en relación al arte, hay poca valoración y incentivo para l@s artistas brasileñ@s". 

 

¿Cuál es su nombre real?

Prefiero no decir mi nombre real. Soy un artista anónimo. Uso un estilo que tiene como objetivo ocultar mi identidad. El anonimato me parece hermoso. Además de bello, también es un gran arma para que el artista pueda protegerse contra la censura y contra la persecución en países con dictadura. Por ejemplo, aquí en Brasil ya hubo casos en que la policía intentó procesar a artistas por desacato a la autoridad debido a artes que hacían críticas a la violencia policial. Con el anonimato, el/la artista ya no tendrá ese peligro. La criptografía será su escudo.

 

Este estilo que usa el anonimato como estética vino principalmente de mi formación anarquista y también de estudios sobre criptografía. Ahora, con blockchain y con técnicas criptográficas, el/la artista podrá presentar y comercializar su arte sin necesidad de revelar su identidad. Esto nunca ha sido tan posible en la historia del arte como es hoy a través de la utilización de blockchain y de programas como el Tor.

 

Además de Nino Arteiro, tengo otros seudónimos artísticos. Todos mis seudónimos tienen la característica de ser anónimos y sólo se manifiestan en Internet, nunca aparecerán en la realidad física, pues creo que lo importante en el arte es el mensaje y no el mensajer@. Estamos en un mundo donde la imagen impera y l@s artistas a veces se vuelven más importantes que la propia obra de arte. Siendo así, haciendo la identidad del artista desaparecer, busco un contrapunto a esa realidad exagerada de imágenes y enfatizo la idea de que lo más importante en el arte es el arte. 

 

 

¿En qué ideas se basa para desarrollar su proyecto artístico pro tecnología criptográfica Blockchain?

Me baso principalmente en las ideas de ayuda mutua, memética y educación, utilizando el arte como una herramienta poderosa de comunicación de informaciones y conocimientos. Como dice Paulo Freire, educador y filósofo brasileño, en su libro "Pedagogía del oprimido": "nadie educa a nadie, nadie se educa a sí mismo, los hombres se educan entre sí, mediatizados por el mundo". Por eso, creo que quien ya posee un mínimo de conocimiento sobre la tecnología blockchain y las criptomonedas tiene el papel de contribuir con la educación del resto de la población, que todavía sabe poco sobre el asunto. Además, busco actuar de una manera contraria a la competición. Como nos enseñó Kropotkin, en su libro "Ayuda mutua: un factor de evolución". La ayuda mutua es la principal fuerza para garantizar la supervivencia de un grupo como un todo, y no la competición. Es decir, las especies que son guiadas por la cooperación tienen más posibilidades de supervivencia y de evolucionar que las especies que se organizan en la lógica de la competición. Siendo así, una persona ayuda a la otra y la comunidad toda se fortalece. Si seguimos siendo guiados por la cultura de la competición, probablemente iremos hacia el camino de la extinción. Creo en la tecnología blockchain como una herramienta no sólo para acabar con la autoridad central, sino también como una forma de favorecer y fomentar la igualdad, la justicia y la cooperación entre las personas. Siendo así, busco traer ideas que sean contrapuestas a la educación capitalista.

¿Cuándo descubrió las criptomonedas y cuáles le parecen más interesantes?
Me enteré de la existencia de las criptomonedas en 2010, pero pasé a estudiarlas y usarlas con más frecuencia a partir del comienzo de 2018. Yo busco usar, siempre que sea posible, monero (XMR).  Lo hago por mi privacidad. No quiero que nadie se entere de lo que hago o dejo de hacer con mi dinero. Monero es una criptomoneda que se centra en la privacidad y hace que las transacciones no sean rastreables. Otra moneda que utilizo y much@s criptoartistas también es ETH. La criptomoneda ETH de la plataforma Ethereum. Esta plataforma posibilita la creación de contratos inteligentes y es una de las más importantes en el mundo de las criptomonedas. Es en la plataforma Ethereum en la que much@s criptoartistas crean, utilizando el token ERC-721, los famosos coleccionables digitales, que son una gran innovación en el mundo del arte. Los CryptoKitties y los Rare Pepe son ejemplos de coleccionables digitales famosos. Creo que l@s criptoartistas, para llegar a ser más autónom@s, deben estudiar y aprender un mínimo de programación para poder crear sus contratos inteligentes e incluso, si lo desean, construir su propio blockchain, como ya es posible a través de la plataforma Komodo. 

¿Qué le parece que Satoshi Nakamoto el creador del ecosistema sea anónimo?
Esta cuestión del anonimato de Satoshi Nakamoto es realmente un misterio. Satoshi puede ser un hombre o una mujer o varias personas o varias empresas o incluso un gobierno. Tal vez el anonimato haya sido utilizado como una forma de protección, pues el bitcoin va contra los intereses de mucha gente poderosa. Y la historia nos muestra cómo es trágico el fin de quien va contra esas personas. Satoshi puede ser hasta esas personas poderosas. Nadie sabe. Tal vez el tiempo nos puede decir.

¿Qué corrientes artísticas influyen en su obra?
Las referencias teóricas que influyen en mi hacer artístico provienen de las siguientes áreas de estudio: memética, semiótica, teoría de la comunicación y de la información, cibernética, campos morfogenéticos, cognición, psicología del aprendizaje, análisis de discurso y minimalismo. Algunos de los temas que he abordado en mis criptoartes hablan de tokenización, criptomonedas, blockchain, sistema financiero, cultura, consumismo, religión y sentimientos.
Creo tres tipos diferentes de criptoarte: arte físico; arte digital (imagen, fotografía, GIF y vídeos) y arte que utiliza el token exclusivamente como soporte para cargar una idea.

 

En cuanto al arte físico, mis influencias son: Pollock, Aelita, Basquiat, Vik Muniz, Alex Grey, Picasso, Miró, el arte de los niños, arte indígena, arte prehistórico, escrituras antiguas y orientales, arte de calle y marginal, arte psicodélico y mediúmnico. Actualmente estoy apreciando bastante el trabajo de tres artistas que crean criptoartes físicos, que son: Nelly Baksht, Nanu Berks y Cryptograffiti.

 

En cuanto al criptoarte digital, me gustan mucho los trabajos de Hodl Crypto, Hackatao y Kevin Abosch. El tercer tipo de criptoarte que hago trae un enfoque más minimalista y memético. He creado el concepto de tokenización de la idea; es decir, el token se utiliza específicamente como un soporte para cargar la idea del arte, convirtiéndose en la propia obra de arte. Siendo así, el arte que resulta de ese proceso de tokenización es un arte totalmente virtual, sin imagen, sin forma, sin color, sin textura, sin materialidad. La ausencia de materialidad es uno de los puntos importantes de esta nueva estética, pues aleja las distracciones de los sentidos y destaca más la esencia del arte: La IDEIA. La materia es la ropa del arte, el espíritu del arte es el IDEIA! Además, el hecho de que el token cargue una unidad de información (una idea) y el hecho de que pueda ser compartido a través de blockchain crea la posibilidad de maximizar meméticamente la propagación de la idea y de hacerla llegar a más personas a través del mundo virtual.


Creo que l@ criptoartista tiene que buscar explorar al máximo el potencial que la tecnología blockchain posibilita en la creación artística. Es un mundo nuevo en el área del arte y que aún no exploramos casi nada. Como dice Einstein, la creatividad es la inteligencia divirtiéndose. Por lo tanto, es necesario crear, de forma inteligente y divertida, nuevas formas de expresión y nuevos conceptos en el área de la criptoarte. Por ejemplo, otro concepto que creé fue el de papel coloreado, que es el white paper del mundo de los criptoartes. El papel coloreado es un artículo con características lúdicas que presenta de forma general la idea de un criptoarte.
 

 

¿Cómo afecta el ecosistema BlockChain a su vida y a su obra en su día a día? 

En relación a mi vida personal, la tecnología blockchain trajo la posibilidad de nunca más necesitar un banco para cuidar de mi dinero y también la posibilidad de que mis transacciones financieras nunca más sean vigiladas por un Gobierno. Sólo eso ya es una gran conquista. Estoy a punto de cerrar mi última cuenta en el banco y espero nunca más necesitar una institución financiera tradicional. Ya existe la posibilidad de recibir por servicios prestados en criptomonedas, de hacer diversos tipos de pago y también transformar criptomonedas en monedas nacionales sin la mediación de bancos. Y creo que en un futuro breve, las criptomonedas estarán cada vez más presentes en la sociedad, aumentando el uso de ellas.

 

En cuanto a mi vida profesional, el blockchain tuvo un impacto mucho mayor. Actualmente, la mayor parte de mi fuente de ingresos viene del uso de la tecnología blockchain, con la venta de mis criptoartes físicas y digitales e inversiones en algunos proyectos que creo. Además, el blockchain ha traído varias plataformas descentralizadas de streaming y redes sociales que favorecen la divulgación y la venta de los trabajos de artistas, con más libertad, privacidad, autonomía y pagos más justos. Como ejemplos de plataformas descentralizadas de streaming, tenemos SingularDTV y Paratii. Steemit es un ejemplo de red social que utiliza la tecnología blockchain, recompensando con el token STEEM los productos de contenido en la llamada economía de la atención.

¿Cómo cree que puede el arte en general, o tu arte en particular, afectar o ayudar al ecosistema blockChain y a las criptomonedas?
Creo que la principal contribución que doy y que el arte, en general, puede dar al mundo de las criptomonedas y de la blockchain está relacionado con la educación. El arte es una herramienta muy eficiente para la transmisión de ideas. Siendo así, creo que el arte tiene el papel de traer, de forma creativa y divertida, informaciones y conocimientos para las personas que aún no entienden mucho sobre esa nueva tecnología que está surgiendo. Por eso, siento que es muy importante que l@s criptoartistas busquen conocimientos sobre teorías de la comunicación y de la información, análisis de discurso, memética, semiótica, cognición y psicología del aprendizaje para ser más eficientes en ese proceso de educación de la población. Además del papel educativo que el arte puede tener, puede contribuir también con el surgimiento de nuevas formas de explorar la blockchain, como, por ejemplo, propone el proyecto Musical Blockchain, que usa el blockchain para transformar las imágenes y los textos en música.

 

 

¿Cree que este movimiento será solo una moda o que ha llegado para quedarse?
Si la computación cuántica no termina con la seguridad que la criptografía nos garantiza hoy o si no surge en el futuro ninguna super fallida en el sistema de blockchain, creo que es un movimiento que vino para quedarse, y el dinero de papel perecerá o será sólo una moneda más entre tantas. Tal vez, Bitcoin realmente ha sido el marco de la separación entre el Estado y el dinero. Tal vez, Bitcoin fue la jugada de maestro que retiró el monopolio de la emisión de dinero de manos del Estado. Responder ahora con certeza si eso fue algo realmente bueno para la humanidad, creo que sólo en el futuro tendremos más claridad para esa respuesta.

¿Qué futuro le augura a blockchain, las criptomonedas y al arte en su conjunto y cuáles son las dificultades a las que cree que se enfrentará?
Me gustaría empezar respondiendo esta pregunta con otra pregunta. ¿A qué ruta queremos ir con la blockchain; hacia el ultra capitalismo o hacia otro sistema más justo y realmente horizontal? He estudiado varios proyectos y veo que el 90 por ciento de esos proyectos utilizan la tecnología descentralizada, pero que son proyectos extremadamente centralizados y que el único objetivo es el lucro. Proyectos que tienen muy pocas mujeres en el equipo, totalmente jerarquizados, que generan desigualdades en la distribución del lucro y que usan la competición como una guía para el éxito. Otra pregunta, presente en una obra mía, es la siguiente: la blockchain es de Dios o del diablo? Y yo respondo: de los dos! Por qué digo eso? Porque creo que la blockchain es sólo una herramienta más. Y, como ocurre con toda herramienta, seguramente será utilizada por algunas personas para liberar a los seres humanos y también será utilizada por otras personas para esclavizar a la humanidad aún más, como ya veo en varios proyectos actuales.

 

Por eso, veo que es importante reflexionar sobre el camino que vamos a recorrer, para que la tecnología blockchain no se convierta en una falsa liberación. En cuanto al arte que usa esta nueva tecnología, también creo que l@s criptoartistas deben prestar bastante atención al camino que será construido, aún hay mucho recorrido. Veo plataformas muy interesantes y justas, como, por ejemplo, la red social de portafolios Creary. Hasta otras plataformas como SuperRare y KnownOrigin, incluso haciendo el papel de intermediarios, cobran un precio justo (3%). Por otro lado, veo algunas plataformas de coleccionables digitales que no son más que las galerías tradicionales, sólo que en formato digital. Veo la plataforma cobrando el 18% del lucro del/de la artista. La blockchain llegó y los intermediarios todavía están ahí. ¿Hay algo mal, no? Por eso, se necesita mucha atención. La blockchain trajo a l@s criptoartistas la posibilidad de más autonomía y eso es algo que no podemos perder. 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo