Blockchain reescribe la historia de los videojuegos, al permitir a los usuarios monetizar su tiempo de juego

August 19, 2018

 

Ya es un lugar común decir que Blockchain va a afectar radicalmente a las más diversas industrias: financieras, aseguradoras, energía, inmobiliarias, etc. Pero la frase parece que queda como el dibujo de un escenario ajeno a la mayor parte de la gente, como si lo que aportase Blockchain quedase lejos de nuestro ámbito cotidiano. Sin embargo, el desarrollo de las denominadas dapps, las apps o aplicaciones descentralizadas para poder ser utilizada por el común de los mortales de una manera sencilla, corre a una velocidad de vértigo.

 

Dentro de tal aceleración, las relacionadas con los videojuegos en particular y con el gaming en general, llevan una ventaja considerable. ¿A qué se debe esto? Al hecho de que, como ocurre en ejemplos como en DMarket, que lanza software preparados para desarrollar este tipo de aplicaciones, los desarrolladores están motivados porque consiguen ingresos con sus títulos,
ya sean producidos o adquiridos a otros desarrolladores previamente, que, a su vez, mejoran para ponerlos en el mercado. Pero, tal vez lo más relevante, es que los jugadores tienen la posibilidad de monetizar su tiempo de juego. La cosa no es baladí, ya que la audiencia de jugadores (gamers) se estima por encima de los 700 millones.


Lo realmente interesante es el cambio radical del concepto de videojuego, ya que un título se encuentra en transformación continua, ya que son mejorados por los desarrolladores continuamente, atraídos por la posibilidad de retribución por las creaciones incorporadas al videojuego, y registradas debidamente en la blockchain. Para entendernos, el videojuego deja
de ser una mercancía –con un principio, un final y, en todo caso, unos perfiles bien definidos- para transformarse en un flujo destinado a mantener una audiencia que, además de usarlo, lo evalúa. La audiencia es ahora una comunidad que es informada de las transformaciones en la vida de su juego.


Por otro lado y como tiende a ocurrir en el conjunto de la industria de la creatividad y el entretenimiento blockchanizada, la relación entre desarrolladores y jugadores es prácticamente directa, sin intermediarios. Eso sí, fijada a partir de smart contracts y con unas tarifas de transacción bastante bajas.


Además de la extensa lógica del videojuego saltándose las pantallas que aparecen en el guión, especial relevancia adquieren otro tipo de juegos. Por ejemplo, aplicaciones como Zethr Dapp se rigen por los principios del Casino. Ahora bien, en lugar de dinero, hay que usar los Zethr Tokens, para poder participar en el juego. A partir de aquí: “a jugar…”, como se decía en un
popular concurso de la televisión española. Se recomienda jugar con prudencia y siempre se puede marcar el máximo que se está dispuesto a perder.

 

Otros, realmente son partidas de cartas descentralizadas, donde se pueden comprar y vender cartas (Gods Unchained Dapp) durante partida para participar en torneos donde se pueden obtener interesantes recompensas. Por último, para no seguir con la extensa variedad, están los clásicos juegos de apuestas, donde la vinculación a específicos smart contract hace posible que se apueste por todo que tenga una realidad externa convertible en un input para el contrato inteligente.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags