Plataformas de crowdlending descentralizadas: descubriendo la etiqueta "non-profit" de Tokit

August 7, 2018

 

 

El término crowdfunding solemos identificarlo como un nuevo método de financiación, alternativo a los canales tradicionales al uso, como puedan ser créditos bancarios, inversores cualificados o firmas de inversión. El fenómeno es relativamente nuevo. El origen de esta creciente industria se atribuye a los EE.UU. y Reino Unido hace aproximadamente una década, aunque existen precedentes puntuales en el tiempo, muy significativos y exitosos. De ahí que actualmente, los países anglosajones siguen liderando de largo las inversiones y proyectos basados en distintos modelos existentes de crowdfunding. La penetración en países de la Europa continental es significativamente menor y en España prácticamente testimonial.  

 

En la actualidad, existen diferentes plataformas operativas. Algunos ejemplos clásicos son indiegogo.com, kickstarter.com, gofundme.com, kukumiku.com… Como usuarios de estas plataformas podemos participar, proponiendo diferentes modelos de crowdfunding para financiar nuestros proyectos o contribuir al éxito de otros con nuestras aportaciones económicas. La modalidad más popular suele ser la conocida como de “recompensas”, donde los mecenas entregan una cantidad de dinero a cambio de un producto, servicio o experiencia.

 

Este modelo se está aplicando con éxito en la actualidad en distintos proyectos artísticos. También existen otras modalidades y proyectos que se materializan a base de “donaciones o mecenazgo”, una modalidad que se habilita para poder donar una cantidad de dinero de forma totalmente altruista, sin ningún tipo de contrapartida a cambio. Otras propuestas más sofisticadas son las conocidas como “de inversión o equity crowdfunding” donde la figura del mecenas desaparece para dar paso a la del inversor. Aquí, los participantes invierten la cantidad establecida por los promotores y a cambio reciben participaciones de la empresa, un porcentaje de la facturación o un porcentaje de los beneficios futuros. Este “crowdequity” encuentra una versión parecida en el modelo denominado de “de préstamo o crowdlending”. En el crowdlending, el inversor presta una  cantidad de dinero para, posteriormente recuperar la inversión íntegra más unos intereses pactados de antemano. Es una modalidad de préstamo donde los intereses son más atractivos que los proporcionados por cualquier producto financiero bancario.

 

 

Blockchain podría optimizar funcionalidades en las plataformas actuales citadas, cierto, pero casi resulta más estimulante imaginar las posibilidades de operar en una nueva plataforma tecnológica, nativa de Blockchain, y observar algunas diferencias de lo que podría ser replicar estos modelos de negocio en un ecosistema descentralizado.

 

Como un buen ejemplo de una de estas propuestas -ya operativa-, es Tokit. La plataforma descentralizada, lanzada por SingularDTV, ha sido desarrollada para crear “tu propio ecosistema tokenizado”. Tokit facilita extraordinariamente crear nuestros propios tokens y tokenizar, así, nuestras necesidades de financiación. Si accedemos a la plataforma, la mayoría de los proyectos están relacionados con proyectos artísticos y algunos ya han logrado financiarse apelando al mecenas cripto usuario.

 

Ahora, podemos financiar y financiarnos utilizando exclusivamente criptos y tokens, sin necesidad de dinero FIAT en este estadio. Y esta es una diferencia evidente con las plataformas actuales, donde el procedimiento de tratar de pagar o financiar una iniciativa en cripto es muy compleja y no merece casi la pena. Pero es otra diferencia  más llamativa en la comparación, la que abre nuevas posibilidades futuras para Tokit, sus actuales usuarios y los futuros, claro.

 

Estas primeras versiones están muy ligadas a proyectos artísticos pero nada impide que futuras actualizaciones puedan albergar en la plataforma, no sólo, nuevas modalidades de crowdfunding, también incorporar cualquier proyecto cripto, de cualquier ámbito, tal y como hacen en la plataformas actuales. Una plataforma más transversal atrae a un público más heterodoxo, pero cripto en cualquier caso. Un mayor tráfico y uso en la plataforma genera nuevos usuarios, proyectos, donantes y movimiento; una comunidad mayor. Y personas que llegaran inspiradas en colaborar con un proyecto concreto podrían acceder a otras iniciativas interesantes, como una casualidad descubriendo algo interesante en un tablón de anuncios. 

 

En Tokit puedes elegir categorías y calificar tu proyecto. La etiqueta que más me ha llamado la atención ha sido la de “non-profit”, tanto que es la responsable de que haya escrito este artículo. Proyectos que se están desarrollando en el ecosistema blockchain contribuyen con una labor que, en mayor o menor medida, puede ser utilizada por otros proyectos similares, por lo menos la experiencia. Y proyectos concebidos con una finalidad en concreto pueden evolucionar a un mercado más transversal porque así lo demandan los usuarios. Y de hecho, surgir sinergias o colaboraciones impensadas hace tiempo pero que ahora parece haber llegado su momento. Y de hecho, se me está ocurriendo una idea.   

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo